QUÉDATE …

Quédate con él, con ese al que ves como amigo y que te gasta cuatro bromas sin que tú sepas que las hace para intentar gustarle. Ese que está en los problemas más que en las alegrías, el que sabe cual es tú comida favorita o lo que tiene que decir exactamente para que te vengas arriba. Él que se pone rojo cuando te ve y duda articulando palabras cuando llegas sin avisar, aunque su aparencia sea chulesca. El que se te declara entre bromas, el que tiene besos guardados en un cajón esperando a que tú lo abras, y está empezando a llenar el armario porque ve que no llegan, ese, que cuando se despide de ti siempre te dice hasta luego y nunca adiós. Él, que tiene mil nombres pero una sola cara. El que te miraría a los ojos incluso cuando te estés quitando la ropa sabiendo que lo que viene después, será la guerra que nadie ha escrito y cien formas de placer que no conoces. Ese que se pone caliente con tú sonrisa y no con escotes, ese del que te estás acordando ahora mientras estás leyendo este post. Al que un día no supiste valorar, pero no por tu culpa corazón, sino porque es de incalculable valor. Quédate con ese que vea en tus pecas y lunares constelaciones de estrellas, en tus cicatrices historias, y en tus estrías senderos, esos que recorrería una y otra vez para llegar a tí. El que te hace de un lunes un viernes, el que te pregunta si tiene alguna posibilidad entre un millón, y tú, quizás, para salir del paso, le dices que bueno, que una puede, y el valora eso, que tiene una. Quédate con el que te ponga el mundo cuesta abajo y la respiración cuesta arriba; con el que se acuerde de fechas importantes, aunque a ti se te olviden a veces. Con ese que aprende a sentir contigo, el que tenga un olor que te recuerde a él cuando no esté a tu lado. El que escriba una historia que tú no pensabas leer. Quédate con el que te ofrezca un cigarro y se te quede mirando como si de una oda al tiempo se tratara con cara de idiota. Con ese que te haga sentir que tú eres el menú completo corazón y no solo el postre o una recena de comida basura. Con el que te regale unas flores y te diga que le dejarás de gustar cuando se marchiten todas, y descubras que una de ellas es de plástico. Con el que te ofrezca un ”ahora” durarero y no un ”para siempre” con final. Con ese que despeinada y rimel corrido, te ve como la octava maravilla del mundo o la novena si cuenta tu forma de caminar. Con el que te muerda el labio y se te encoja el estómago. Quédate con el que te haga el invierno caluroso. Con ese, que te hace enfadar pero hace dos muecas y no puedes evitar reírte, con el que adora tus defectos, y disfruta tus virtudes. Ese que te provoca un orgasmo de colores en un día de tormenta. Y no es idílico tesoro, que detrás de cada mujer, a veces, también hay un gran hombre, pero que no te distraigan la maleza y las malas hierbas, y quédate con él…

Francisco Bonilla Lozano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s