Silencio…

La madrugada me envuelve en su negrura. Va creciendo en mí paulatinamente un deseo desde lo más profundo de mi alma Tanto que hasta duele: necesito cariño. Un beso, un abrazo, una mirada, una caricia… Aún sabiendo que es un imposible, esta noche lo necesito. Casi me odio a mí mismo por ello… pero sé que esta noche ya no hay vuelta atrás. Quién pudiera tener a su vera en este mismo instante a ese alguien que lo fue todo para nosotros. O ese alguien que sabía darnos de sobra todo ese amor que hoy necesitas. Quién pudiera tener todo eso esta noche, aún sabiendo que al alba todo fuera una mentira y todo volviera a la normalidad. Una noche para volver a sentirse querido, amado, especial. Pero hoy solo hay silencio. La oscuridad es tu única compañera, ¿y para qué más? Ya no quedan más vendas para este corazón malherido. Solo soledad y vacío. Esta noche, ya no hay nada más. Un corazón que tras varias guerras perdidas camina dignamente y con la cabeza alta, pero que se desmorona en noches como ésta. El amanecer llegará. Y con él el estruendo de pájaros, coches y fábricas. El estruendo de la vida real. Y estos sentimientos que albergo esta noche, se desvanecerán a las claras del día. Pero mientras tanto, ¿dónde están los abrazos que esta noche anhelo? ¿Y los besos? ¿Otros se harán dueños de ellos hoy? No lo sé. Yo solo sé que esta noche solo hay silencio. Solo silencio.

Jesús Tapia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s