Ole…

No quiero escribir más de lo mismo, ni que sepas cuanto te echo de menos. No quiero que sea tan evidente tu ausencia ni que me hace más daño que alivio el no tenerte al lado. No quiero leer más post que me recuerden a ti, ni escribirlos tampoco. Ya ha pasado mucho tiempo y todos los días por una razón u otra tu imagen se me viene a la cabeza. Se me empieza a olvidar el sonido de tu voz y eso me da más miedo que pensar en mi futuro; no es por aferrarme al pasado, pero es que ese pasado estaba tan lleno de colores que ahora ni siquiera distingo unos de otros y todo me parece acuarela. Se suponía que tus ”para siempre”, iban grabados a fuego, pero se ve que llamaste a los bomberos para apagar esa catástrofe. Hacía tiempo que no quería a nadie así y me imagino todavía a veces que si algún día paso por tu calle o nos cruzamos, el paisaje se va a detener como para hacernos un a reverencia junto al tiempo, para ignorar el daño de los dos. Que prefiero cortarte la respiración a cortarte flores, que flores hay muchas, pero momentos sin alientos pocos, que pensaría en cobrarte todos los besos en cómodas cuotas, pero nada de ”para siempre”, mejor que caduquemos como un yogur, y sí nos probamos y sabemos bien, pues nos comemos sin parar. Quizás también, dejaría de ser un ñoño romántico para en vez de contarte estrellas, centrarme en contarte cicatrices y lunares, que es más practico y más de tu rollo. Que entiendo que el tiempo pasa, que tienes tu vida y yo la mía; no voy a negarte que me he cruzado con mujeres nuevas, pero joder tanto postureo, eso que yo odio y a ti te daba fatiga, he conocido a mujeres que comen pizza con tenedor y cuchillo, y eso no va conmigo, ya lo sabes morena. Que a lo mejor el error fué enamorarme cuando podría haberte tenido para siempre, porque me conformo con mirarte. Que enamorarse significa idiotizarse y primero vienen los besos, pero luego vienen los problemas, los problemas anuncian un final, y el final significa no verte y esto es un búcle, porque no me aguanto mucho las ganas de verte, y ese es el mayor de los problemas. Que la gente me lee, y me felicita porque les gusta lo que escribo, lo que no saben es las horas de sueño que me cuestas para que los dedos empiecen a moverse por el teclado y hablen de tí, o de mis paranoias en general. Y aquí me tienes, volviendo a repetir lo mismo, rodeado de cafeína para soportar el día y aguantando el mono que me provoca el recuerdo del sabor de tu saliva, porque de vez en cuando me duele el pecho, y no es de fumar porque fumo bastante menos; son suspiros que guardan un montón de ”OLE”’ pendientes dedicados a ti…

Francisco Bonilla Lozano.

Anuncios

2 comentarios en “Ole…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s